martes, 5 de mayo de 2015

Porque

Porque hay títulos que son el pretexto perfecto para vestir un silencio prêt-a-porter con transparencias de abecedario. Estoy tan pretaporté que voy a seguir sacando la mano por la ventanilla del coche, en este viaje ocre de primavera, hasta alcanzar a la chica del vestido esteampado que con su bici sigue la linea discontinua de la carretera, para ponerle la mano en el culo y hacernos un selfie, a la velocidad con que se magrea la pereza, con el próximo radar disfrazado de ramo de flores