sábado, 8 de febrero de 2014

Femenino de barro

En el autobús, de chocolate, de pan, la barra. Para sujetarnos del vértigo del estómago o de besar el suelo, la barra. Y cuando soy una barra de labios en los tuyos, comienzo a dar barra libre a la locura de garabatearlos a besos, embarrándonos en el juego de dar la tabarra hasta embarrancar en las sábanas de un oscuro hotel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

fosforecencias