jueves, 10 de enero de 2013

Giacomo Casanova

La razón de que fuera un arma de seducción masiva no era su máscara, ni su mirada capaz de iluminar abismos, ni sus ademanes tientaculares, su éxito radicaba en que tenía tres corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

fosforecencias