domingo, 18 de diciembre de 2011

)....(..

domingo, 27 de noviembre de 2011

Lola guants


Lola tiene un comodín, acomodado en sus genes, que le otorga un poder de atracción en un perímetro de alcance sensorial que abarca desde un roce, pasando por el alcance de una mirada, hasta el tiempo que perdure el recuerdo de su olor.  Lola tiene poder, pero ningún acto ha sido tan poderoso como el de dejarse llevar … incluso por su propio poder.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Plan de escape

Fulánez está en crisis. Los mercados no le prestan, ni si quiera, atención. La agencia de calificación de deuda S&P le ha rebajado la calificación a bono malfollado. Su sanidad está seriamente recortada y decorada con asteriscos de navidad. Revende su educación a peso de papel. Y su autoestima ha huido refugiándose en un paraíso fiscal.

Fulánez descartó el Plan de Rescate y optó por su Plan de Escape. Volvió a sus primeros pasos, es fácil: inspirar - expirar, inspirar - expirar, inspirar ... inspirar...ins pirarrr pirarrrr pirarrrrrrr

domingo, 20 de noviembre de 2011

Rueda de reconocimiento

La Inspectora  Bermúdez me llamó para la rueda de reconocimiento. Tenía que reconocer a la mujer que vestida de bailarina del vientre había asesinado a cinco hombres, un periquito vietnamita y una iguana que dominaba cinco lenguas, en un restaurante libanés medio ruso medio chino, a golpes de cadera. Yo era el único superviviente porque me quedé clavado al agacharme al recoger el tabaco de la máquina expendedora que había parapetada en la esquina de la barra. Una vez llegué a las dependencias policiales, Bermúdez me acompañó a una sala en la que había un espejo a lo largo de toda una de sus paredes. Estaba todo oscuro, y eso aún hacía más agradable el  olor de Bermúdez. Comenzó a sonar una música con ritmo de percusiones árabes.  Y ahí estaban las seis mujeres con sus brazos abiertos, moviéndolos como si esparcieran dunas lánguidas de arena con sus manos.

Bermúdez, me dijo si reconocía a alguna de ellas. Después de una inhalación profunda, cómo olía Bermúdez, le contesté que no reconocía a la cadera killer del restaurante, pero que me reconocía en la chica número cinco cuando me quedé enganchado en la puta máquina.


domingo, 6 de noviembre de 2011

Refrán con nata

Quien calla, otorga
un silencio

(y ahora qué le escucho yo a Natalia)

sábado, 8 de octubre de 2011

Del encuentro de Fulánez con una profesora de mecánica de fluidos


Hoy Fulánez ha llenado la bañera de sí, hasta rebosar,  y no ha parado de vaciarse. Se ha ido derramando por sus costados,  a través de las juntas de los azulejos, sin chapoteos,  con el silencio descalzo. Un flujo de sí  ha empezado a salir del baño por debajo de la puerta, como una lengua ciega ha ido recorriendo el costado del pasillo arrimándose al zócalo, atraído por el rastro de una isla sin mar. Llegó hasta la habitación de la profesora de mecánica de fluidos,  hizo soluble la gravedad  reptando por la pata de la cama,  empapó  la espuma de su almohada, inundó la sequedad de las olas de la sábana haciendo surfing  con sus ganas hasta encharcar el contorno de la mujer. Creció como una marea de mil  manos ,  se hizo olas en su rompeolas, jugaron al Robinson Crusoe como si una semana tuviera siete viernes,  y no pararon hasta encontrar el tesoro que, al abrirlo, tiró de la cadena que sujetaba el tapón de la bañera.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Afuerismos

"Somos lo que comemos"
Carlos es un melón, Fulánez un coñazo, pero lo de Elena no lo entiendo, Elena es una santa.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Patio de luces

El patio de luces de mi infancia tenía muchos puntos en común con el recreo del colegio. El esparcimiento, por ejemplo. En la galería intentaba enseñar a mi hámster a usar el trapecio, hacía peleas de pollitos pacifistas pintados de verde y de naranja, jugaba con fuego (del que te caía algún alpargatazo al no haber esfumado las pruebas a tiempo) .También me subía a un taburete y meaba por el patio de luces, para contar el tiempo que transcurría entre que dejaba de mear y el ruido de la meada en el tejadillo de plástico del primero. Por otro lado, en el recreo del cole el esparcimiento era exorbitante, centrífugante y agobiante, sobre todo para Mercedes que como era la que más corría de clase no había modo de pillarla para levantarle la falda y verle las bragas. De todos modos a Mercedes le veía las bragas cada semana, tendidas en el patio de luces, en el séptimo cuarta, pero no era lo mismo.

Sin embargo había algo en el patio de luces que era único en él. Y que muchas veces me atraía hipnóticamente a él cuando me acercaba a la cocina a meter la cucharilla en el bote de nocilla, eran las voces de las mujeres que cantaban desde sus galerías, las sirenas de las luces.



martes, 13 de septiembre de 2011

Arabiabailar



Yo Bailo
Tú Bailas
Me imitas
Te copio
Tú pisas
Yo risas
Tú sigues el estribillo y te sueltas el pelo
Yo me quito el estribo y, qué coño, a pelo
Tú sigues el ritmo
Yo lo esquivo
te mueves de costado
me estiro y levanto el rabo
Tú dibujas en la arena
Yo levanto polvo
Tú bailas
Yo bailo

jueves, 1 de septiembre de 2011

Algo frutal

Hoy tuve una cita especial, no se trata de una cita a ciegas o a mironas, quedé conmigo mismo. La verdad es que surgió así, de forma repentina. Ni tan siquiera pensé en la posibilidad de obtener una negativa como respuesta, fue proponérmelo y me di el sí, como si estuviera esperando que me lo pidiera.

Quedé en la Plaza de de Sant Felip Neri, en la fuente, a las ocho y media de la tarde. No tuve ningún problema en escoger qué ropa ponerme, la única que tenía limpia era la que estaba tendida y lo sentí por las retinas sensibles a la arruga. Cuando estaba a cinco minutos de la Plaza, me dije -voy a hacerme esperar-, y llegué expresamente media hora tarde, aún así no pude salirme con la mía, llegué a la vez. Charlé un rato conmigo mismo, parecerá absurdo pero no sabía de qué hablar, así que callé, permanecí en silencio un buen rato. Me encontré a gusto, sin tener ninguna necesidad de decirme nada, como si ya lo supiera todo de mí, como si no hubiera nada nuevo o no tuviera la más mínima curiosidad o interés en mí. Y sin embargo, era una compañía agradable, como si estuviera con mi alma gemela, jamás me había pasado esto en una primera cita, ¿será que habré encontrado al fin a mi media naranja?.

Mañana probaré con mi media banana


sábado, 27 de agosto de 2011

Perdimos la cabeza

Una caja de cerillas no era el mejor sitio para sentar la cabeza, y más cuando el aforo era de 120 fósforos y éramos unos 320. Estaba delante de ella y al darnos el “yatellamaré” se nos cayó al suelo, instantáneamente bajamos a la vez la cabeza al agacharnos, prendiéndonos en esa deflagración de mixtos.



jueves, 18 de agosto de 2011

El verano sabe

La ciudad se ha llenado de huecos en tránsito
Los teléfonos desperezan no hay mensajes nuevos
El mar perrea en sus olas de lago
Todas las paradas del metro se llaman verano
Los taxis se disfrazan de luciérnagas en celo reclamando pasaje
Las camareras te dan tema de conversación
Las copas te dan conversación para tener un tema
Licencia para rematar las ganas de hacer algo
Polvos destellan jodiendas por las ventanas
En el Burdel King, Madame Whopper atiende a los Rodríguez
Eduard Hopper pinta de verano la ciudad
El verano me sabe a mí

sábado, 13 de agosto de 2011

lUna


No son bragas de lunares,
las tiene de espuma

lunes, 8 de agosto de 2011








martes, 2 de agosto de 2011

Preguntas sin respuesta

¿Cazas presas?
Pruebas una frase
la imaginas, la afilas, la envenenas de ti,
la pasas por dentro de tu labio,
la sacas con la punta de tu lengua para transcribirla en otra
violas el coto del diccionario con palabras nuevas
pestañeas tildes,
contorsionas pronombres restregándose en verbos,
ronroneas erres,
gimes haches,

ÿ le pones diéresis a la conjunción copulativa.
Sabes, que sabe que sabes a una tinta diferente

¿Apresas cazadores ?

lunes, 1 de agosto de 2011

Simple y húmeda, como la babosa

Hoy no es mi cumpleaños, ni el aniversario de mi blog, … hoy es muy simple, simplísimo, igual de simple que las babosas sin domicilio. Hoy, mientras estaba en el restaurante comiéndome los espaguetis a la carbonara, me quedé con la mirada fija, absorta, con esa visión de baba invisible que une mis ojos con … el hueco de la falda estampada de la mujer de enfrente, con esa abertura de muslos debajo de la mesa que levemente y con holgura dan a luz la oscuridad entre su falda. Del hilo musical comienza a chorrear violines. Subo la mirada, con cara de qué coño está pasando, hasta quedarme succionado con el espectáculo que era verla hacer desaparecer el penne al pesto entre sus labios rojos. El hombre que estaba con ella se levanta, se me acerca y dice: ¿qué coño miras?, capullo. Le contesto – a que no me lo dices fuera del post, so idiota, a que te desescribo la jamelga que está contigo, bobo, ¿pero no sabes que hoy no es ni mi cumpleaños, ni mi aniversario de blog bobín? Me acerqué a la mujer, le cogí de la mano, salimos corriendo del restaurante y nos metimos dentro de un camión hormigonera pintado de caracoles de colores y húmedas babosas, que llevaba escrito en el parabrisas "esto es un onanismo mental".

viernes, 15 de julio de 2011

Miro raro

No soy estrábico, pero verás, yo para mirar uso el método estrabíslasky



No la miro a ella , sino miro como me ve a través del reflejo de la ventana



No miro al niño, miro a las mujeres que se ríen con su exultante ternura



No miro como se contornea el culito de mihura de la mulata dejando una estela de humo de iris, sino la doble verónica de los cuellos de los tíos que se giran al mirarla pasar.



No le miro el escote a la rubia del pelo negro, sino al tío del traje marrón cobre que la mira con cara de pecado.



No miro a la lectora, sino que leo sus labios como esbozan las palabras, como sus comisuras dialogan con el papel, cómo mordisquea su labio inferior, cómo corren las pupilas en ese chorro de tinta que toma vida corriendo de izquierda a derecha, como toma aire cuando pasa una página nueva como quien desabrocha un botón de la camisa.



La vecina de enfrente sigue tocando el violonchelo desnuda, y yo me quedo mirando como el fulánez del doceavo tercera hace un concierto minimalista con el harpa de su cortina, con tan solo dos notas mudas que suenan a gato en celo.



Ya es de noche, hay poca luz en la calle, una mujer vestida de blancanieves va con un strap-on follándose el culo de todos los tíos que pilla por su camino, y sólo me fijo que es bonito el color verde de su vestido.



Me quito las gafas voyeuras.



No hay nada detrás de estas enormes pupilas estrabislakas



más que lo que tú te atrevas a verter con el olor de tus fotones




martes, 5 de julio de 2011

Semáforo en rojo

No sé qué tienen los semáforos rojos últimamente que me abducen, me sumen, me abstraen,me detienen, me pasman, me absortan ... me pitan

viernes, 17 de junio de 2011

jueves, 16 de junio de 2011

No o sí

¿Sabes la diferencia entre unos nononononoyno rápidos y breves, y los ssssssiiiií largos y profundos?

lunes, 13 de junio de 2011

Visto y no visto



Se empezó a dar cuenta el día que fue a unos grandes almacenes y la puerta automática no se abría al no detectar su presencia. Aprendió a que tenía que pasar detrás de otra persona. Algo parecido le pasó con el autobús, aprendió a no subir el último. En los controles aéreos nunca le han hecho pasar dos veces por el scanner, aunque le hace ilusión que le piropee el detector de metales por su manera de andar tan aplomada y elegante. Se ha pasado al autoservicio en el hipermercado y en el fnac porque nadie le atendía. Eso sí, era divertido cuando una mujer se colaba en su mismo probador. No soporta esta situación de invisibilidad. Está pensando seriamente en comprarse un perro Lazarillo para que le haga a la gente ver(le).

martes, 7 de junio de 2011

Jugar





Dicen que llevas una combinación ganadora


y es que perder el respeto al perder es una suerte




Dicen que apuestas a los caballos fuerte


que les desbocas las bridas con tus carreras en las medias



Dicen que el número ocho se vuelve impar


cuando hace carambola en tus bolas blancas



Dicen que te gusta jugar, que abres juego,


que no juegas cuando te creen juguete




Dicen que juegas a lo desconocido, sin miedo a la oscuridad,


porque sabes crear jugadas sin faroles






Que te enciende hacer juego, hasta convertirlo en fuego






domingo, 15 de mayo de 2011

...



jueves, 5 de mayo de 2011

Terapia textual


Si mañana me sigue doliendo
leeré tu poema en ayunas

lunes, 25 de abril de 2011

Palabra de Paula

El abecedario corre por tus venas
Apalabras guiones de carne
Transitas biografías
Inundas papeles con lluvias de lengua azul
Destiñes orgasmos en los manteles
Vesas con faltas de ortografía
Sudas chorros de tinta
Y yo te voy a escrivivir palabras nuevas

miércoles, 20 de abril de 2011

Plan Ve

A Lola le estimula el sexo de sus sesos el calzarse zapatos rojos de tacón negro en sus corazonadas. A Fulánez le pone como un mulo venderse a las aes de sus amigas para hacer buenas migas. Y a la finca, que le quiten lo alicatao, pero un plan es un plan





jueves, 14 de abril de 2011

Pasaje de Joana

Puedes ser una cuchilla por la espalda entre la piel y la piel. Puedes ser un sabor que retuerza palabras. Una cremallera que desangre la tinta negra del cabello. Un beso que envase los pulmones al vacío. Una cera que resbale por la acera de sus esquinas. Un tendedero pinzando sus azoteas. Pero el dolor en su callejón no lo soportaría

domingo, 3 de abril de 2011

osicraN

Tú cerraste los ojos, y yo me hice pasar por ti
me hice pasar por cada uno de tus túes
chapoteando la saliva de tu monólogo
el vaho se desdibujaba en el sudor de no mirarte
esta nada de mi es el beso que te vampiriza
y evapora tu ego sin mi espejo

sábado, 2 de abril de 2011

... . -..- --- .. -. - . .-.. .. --. . -. - .

junio, abril, abril, febrero, septiembre, mayo, junio, septiembre, febrero

viernes, 1 de abril de 2011

Tarjeta de presentación

Guzmán Fulánez

Defensor de bragas perdidas

Plaza del Falo Grande, 36, 3er piso despacho V

08080-CAPICUA

domingo, 13 de marzo de 2011

S.

Pequeña rebelde, en ese descapotable azul de reflejos gastados y asientos amarillos. Un pañuelo en el cuello. Unas gafas de sol de chupar. Jugaste a un palo, sólo a corazones, aunque te llenasen el tuyo a palos. Manejaste los mejores tambores y fuiste de los mejores sabores. Hasta la mayor putada era una ocasión para hacer belleza. Te measte en el tiempo escribiendo una pequeña nota que decía “tic pis tac pis”. Te comunicaste a través de una única frecuencia, la libertad. Soledad, puedes ser sexy hasta en la última estrella

domingo, 6 de marzo de 2011

Fondeando informalmente



.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Ahí, hay, ayy

En el fondo hay hambre de forma